Mi perro ladra cuando está solo: ¿qué puedo hacer?
Hay multitud de motivos por los que tu perro puede ladrar cuando se queda solo: puede que se aburra, que sienta frustración, miedo, inseguridad… Pero lo más probable es que se trate de la denominada ansiedad por separación. En este artículo analizamos por qué ocurre esto y qué puedes hacer para ayudarle.
¿Qué les pasa a los perros cuando se quedan solos?
La ansiedad por separación (APS) o hiperapego
¿Cómo evitar que mi perro ladre cuando está solo?

Los perros pueden ladrar de forma contínua o intermitente por multitud de motivos como parte de sus sistema de comunicación. Habitualmente lo hacen como respuesta de alarma o amenaza, como señal de juego o para llamar nuestra atención. Generalmente este tipo de ladridos puede presentarse tanto en soledad como ante nuestra presencia.

¿Por qué mi perro ladra cuando está solo?

Las causas por las que tu perro ladra cuando se queda solo pueden ser varias:

  • Las experiencias negativas como un susto por un sonido determinado o una sensación de malestar ocurridas mientras estaba solo establece una asociación negativa al hecho de que la casa esté vacía.
  • Las situaciones estresantes como cambios de domicilio o de familia pueden también generar que aumenten los niveles de inseguridad y estrés en los perros.
  • Poca tolerancia a la separación. A medida que el perro se desarrolla desde cachorro a adulto, debería haber mayor tolerancia a la separación; sin embargo, no siempre es así. 
  • Parece ser que los cachorros destetados antes de tiempo tienen mayor probabilidad de desarrollar un hiperapego y dependencia de sus compañeros humanos.

Los perros son animales sociales, lo que significa que para ellos su supervivencia depende de la cohesión y protección de su grupo o manada. Por este motivo establecen vínculos afectivos a través de la proximidad o el apego con los miembros de su familia. La separación del grupo o de una figura representativa de la seguridad como sus propietarios puede generarse sensación de amenaza, estrés y ansiedad. Aquí llega la llamada ansiedad por separación.
 

La ansiedad por separación (o APS) es un problema del comportamiento frecuente que presentan algunos perros cuando pierden el contacto con su propietario, bien porque se han quedado solos en casa o bien porque están apartados en una habitación o lugar diferente de la casa.

Además de ladridos persistentes y constantes, los perros con APS suelen manifestar otros signos clínicos y comportamientos que pueden aparecer de forma más o menos frecuentes cuando el dueño no está en casa: 

  • Otras vocalizaciones como lloriqueos o aullidos continuos y ansiosos.
  • Destrozos en el área en el que se encuentra. Como consecuencia del estado de ansiedad y frustración en el que se encuentra a estar apartado, tu perro puede llegar a destrozar y morder todo lo que esté a su alcance (ropa, muebles, etc.).  
  • Eliminación inadecuada. Puedes encontrarte con micciones y defecaciones en zonas no habituales.
  • Trastornos digestivos, como vómitos y diarreas por la casa
  • Jadeos intensos (hiperventilación)
  • Salivación excesiva
  • Apatía y anorexia
  • Conductas compulsivas y estereotipadas 

Estas situaciones pueden ser problemáticas tanto para el perro como nosotros y para nuestra convivencia con los vecinos. Las soluciones o tratamientos pueden ser complejos, como las causas que lo producen.
 

Generalmente las soluciones a la ansiedad por separación se basan en:

  • La modificación del ambiente, estableciendo un entorno seguro y apropiado a las necesidades de tu perro.
  • Estimulación física y mental. Mantener a tu perro activo contribuye a generar estados internos equilibrados. Además, cuando esté solo puedes dejarle estímulos o juguetes que le ayuden a sobrellevar el aburrimiento y la frustración que puede provocarle largas horas de soledad.
  • Un compañero. A veces tener un compañero canino o felino evita que tu perro se sienta solo y aislado, pudiendo ser de gran ayuda.
  • Tratamiento conductual. Las terapias basadas en la modificación de conducta suelen ser necesarias para enseñar a tu perro a tolerar las separación. Para ello es necesario el asesoramiento de un etólogo especialista.
  • Tratamiento farmacológico. En ocasiones reducir el estado de ansiedad mediante fármacos acompañado puede ser necesario al inicio, acompañado siempre de la terapia conductual.
  • Las feromonas sintéticas para perros tienen efecto apaciguante y pueden ser de utilidad para establecer un ambiente relajado.

Por tanto, si sabes que tu perro ladra cuando está solo y observas además algunos de los comportamientos comentados anteriormente, el mejor consejo es que te pongas en contacto con un etólogo veterinario para que pueda reorientar o corregir la conducta de forma adecuada.