Mi primer gato y yo

Cómo saber si mi gato es hembra o macho

Volver
¿Siempre habías creído que la diferencia entre gatos y gatas la nacer era evidente? Pues lo cierto es que no tanto como podrías pensar. Así que a continuación resolvemos tus dudas sobre cómo saber si tu gato es hembra o macho, para que no te lleves sorpresas más adelante. Como es lógico, la manera de diferenciar un gatito macho de una gatita hembra es fijarnos bien en sus genitales. Pero no siempre es fácil distinguirlos por su apariencia externa. Vamos a ver cada caso en detalle.

¿Cómo saber si mi gato es macho? 

El área genital del gato macho se compone del ano, el escroto y el pene. 

El escroto o saco escrotal aloja los testículos y está recubierto de pelo. En gatitos bebés, los testículos son muy pequeños, como del tamaño del hueso de una cereza. En la edad adulta, adquieren la medida de una cereza entera. Así que, si hay testículos, los bultos deberían ser evidentes a la vista y al tacto. 

Por su parte, el pene está colocado encima de los testículos y nace de entre un montículo de pelo. Puede verse como saliendo de entre los muslos del gato. 

Separado del pene por unos tres centímetros más o menos (en gatos adultos), está el ano. Si el gato es recién nacido esta distancia se reduce. 


¿Cómo saber si mi gato es hembra?

El área genital de la gata hembra se compone de la vulva y el ano. 

El ano está ubicado justo por debajo de la cola y, como en el caso del gato macho, es muy fácil de reconocer. 

La vulva está colocada a, más o menos, un centímetro del ano y tiene la apariencia de una ranura vertical. 


En resumen

Aquí tienes la respuesta, a modo de síntesis, a tu duda “cómo saber si mi gato es macho o hembra”: 

Levántale la cola a tu gatito, o gatita, y observa: 

  • Si es macho, verás que aproximadamente a un centímetro bajo el ano se encuentra una abertura. Es el prepucio. Inmediatamente debajo, verás el saco escrotal con dos bultitos, que son los testículos. El ano y el prepucio tienen la apariencia de dos pequeños circulitos, uno bajo el otro. 
  • Si es hembra, al observarla encontrarás la vulva en forma de una pequeña hendidura vertical que casi llega hasta el ano. Algo muy parecido a la forma de la letra i. 
     

¿Es verdad que los gatos tricolor siempre son hembras?

La respuesta a tu pregunta “cómo saber si mi gato es hembra o macho” se simplifica en el caso de los gatos tricolor o gatos calicó.

En más del 90% de los casos, un gato que mezcla en su pelaje el negro, el blanco y el marrón anaranjado es una hembra. Y no es una coincidencia, es una consecuencia genética. Los cromosomas son los que determinan el color del manto.

Como probablemente ya sepas, el sexo masculino en los mamíferos está asociado a la combinación de los cromosomas XY, y el sexo femenino a los cromosomas XX.

En los gatos, el color marrón anaranjado está asociado al cromosoma X, y puede tener un alelo para el color negro. Un alelo es cada una de las maneras en que puede manifestarse un carácter o un gen. 

Por lo tanto, la única forma de que ambos alelos (el naranja y el negro) se den juntos, y combinados con el blanco, es que haya dos cromosomas X. Es decir, que la gata sea hembra (XX). 

Pero cuidado porque la respuesta a cómo saber si un gato es hembra o macho, cuando su pelaje es tricolor, también puede tener trampa. 

Excepcionalmente, existen gatos machos tricolor. En estos casos lo que ocurre es una mutación genética que hace que el felino tenga tres cromosomas: XXY. Esta mutación recibe el nombre de síndrome de Klinefelter. La gran mayoría de estos machos son estériles.

En muchas culturas, los gatos tricolor o calicó son símbolo de buena fortuna. 


Esperamos haberte ayudado a responder a la pregunta “cómo saber si mi gato es hembra o macho”. En cualquier caso, si aún con esta explicación te quedan dudas sobre el sexo de tu gatito, lo mejor es que acudas al veterinario para que te ayude a despejarlas. 
 

Compartir en