El lenguaje de los gatos
Cómo interpretar el lenguaje de los gatos
Saber qué siente y qué piensa tu gato es el mejor punto de partida para cuidarlo tan bien como merece. En este artículo repasamos las claves del lenguaje de los gatos, para ayudarte a interpretar aún mejor al tuyo. Aquellas personas que convivimos con un gato disfrutamos cuando notamos que estamos conectados con él o ella. Es decir, cuando sentimos que somos capaces de entender lo que nos dice. Por eso aprender su lenguaje es fundamental.
El lenguaje de los gatos
Entender el lenguaje de los gatos fortalece nuestro vínculo con ellos

Los gatos utilizan señales olfativas, auditivas y visuales para comunicarse entre ellos y también con nosotros. Vamos a repasar las más importantes.

Señales olfativas

Para los felinos el olfato es un sentido muy importante. 

Gran parte de la comunicación olfativa de los gatos tiene que ver con la secreción de las llamadas feromonas, que son señales químicas que solo otro gato puede detectar (las personas no podemos). 

Cuando hablamos del lenguaje de los gatos, en lo que se refiere a su comunicación olfativa, tenemos que destacar: 

  • El marcaje con orina: los gatos utilizan su orina y las feromonas contenidas en ella para marcar el territorio. Es su forma de decirle a otro gato “esta zona es mía”. 
  • El marcaje mediante frotamiento: los gatos se frotan cariñosamente contra nosotros, y también contra algunos objetos porque es su manera de marcarnos con feromonas de familiarización. Ésta es una conducta que los gatos dirigen solo a aquellos individuos que forman parte de su mundo y que les aportan protección y seguridad.

Señales visuales

Las señales visuales tienen mucha importancia dentro del lenguaje de los gatos. Son todas aquellas posiciones que el gato adopta con su cuerpo, y que le ayudan a expresar sus estados emocionales. 

La cola

La cola es un elemento muy visible y, precisamente por eso, los gatos la utilizan para emitir mensajes claros dirigidos a otros gatos o a personas. 

La cola es una expresión de cómo se siente un gato. 

Cola baja
Indica un ánimo bajo. Es una señal de que el gato está triste o se siente inseguro ante algo

Cola hacia arriba
Por lo general, indica que el gato está feliz

Es curioso porque el gato doméstico muestra una pauta de conducta que es única en los felinos, con la posible excepción del león africano: cuando se acerca a otro gato o a un ser humano con intenciones amistosas, mantiene la cola erguida. El resto de felinos no usan la cola levantada en señal de saludo. 

Cola en movimiento de un lado al otro
Ésta es una de las señales más importantes dentro del lenguaje de los gatos porque indica que el animal está enfadado o molesto. Es una advertencia, el siguiente paso puede ser lanzarse a morder o arañar. 

Pero si la actitud general del gato es tranquila, y la cola se mueve lentamente, eso indica que el animal está concentrado en algo. 

Cola en movimiento suave
Si el estado general del gato es relajado, suele significar que está feliz, y probablemente con ganas de jugar.

Cola recta con la punta hacia un lado
Indica que el gato tiene curiosidad por algo de su entorno.

Cola inflada y arqueada
Es una clara señal de amenaza, quizás la más conocida porque va acompañada de la típica postura arqueada y de la emisión de bufidos. 

La cabeza

Tal como explica la etóloga felina Rosana Álvarez: 

“Si la cabeza está estirada hacia adelante, el gato nos está pidiendo que lo toquemos, o bien busca ver mejor la expresión facial de la persona o de otro gato. Es un mensaje de saludo. 

Durante un conflicto, un gato confiado elevará su cabeza, mientras que un gato agresivo la bajará. Un gato inferior o sumiso también agachará su cabeza, en sumisión. Sin embargo un gato inferior temeroso y agresivo la elevará”.

Las orejas

Las orejas tienen mucha importancia dentro del lenguaje de los gatos. Gracias a su gran movilidad (están constituidas por alrededor de 25 músculos), resultan altamente expresivas. 

Orejas hacia arriba
Denotan que el gato está atento, en estado de alerta.

Orejas hacia atrás o achatadas
Esta postura está asociada a estados de miedo o enfado. Son típicas de posturas defensivas. Pero te recordamos que una postura defensiva puede transformarse en una postura de ataque si el gato se ve acorralado. 

Los ojos

Los ojos de los gatos son muy expresivos. Solo hay que saber leer en ellos. 

Ojos abiertos y pupilas no dilatadas
Indican que el gato está relajado y feliz. Se siente cómodo y tranquilo. 

Pupilas dilatadas
Indican que el felino está preparado para el ataque, bien porque se siente amenazado y tiene miedo, bien porque quiere competir por algún recurso (territorio, alimento, etc.). 

Contacto visual directo y prolongado
En el lenguaje de los gatos, igual que en el de los perros, el contacto visual prolongado y directo suele ser una señal de amenaza

 

Los bigotes

Aunque los bigotes no sean la señal más evidente a la hora de interpretar las emociones de un gato, observar su posición también nos da pistas. 

Los bigotes completamente extendidos se relacionan con un estado de tranquilidad general. Cuando el gato los echa hacia atrás, como poniéndolos más al lado de sus mejillas, eso puede indicar que tiene miedo o está incómodo o molesto por algo. 

Señales auditivas dentro del lenguaje de los gatos

El maullido
El maullido es la señal auditiva principal dentro del lenguaje felino, y puede tener múltiples significados. Para interpretarla, hay que fijarse en el contexto en el que el gato emite el maullido. 

Un gato puede maullar para: 

  • Pedir algo
  • Alertar de un peligro
  • Expresar dolor
  • Expresar estrés o ansiedad
  • Para saludar
  • Porque está en celo

El ronroneo

El ronroneo es una señal comunicativa que los gatos usan para comunicarse con nosotros, los humanos. No la utilizan nunca con otros gatos. Indica placer o bien sirve para pedir algo.

En este estudio de la revista Current Biology sobre el lenguaje de los gatos, la profesora karen McComb explica que es muy posible que los gatos domésticos hayan aprendido a emitir un ronroneo específico cuando se dirigen a las personas. 

Pero cuidado porque un gato no solo ronronea cuando está feliz. El ronroneo también puede estar asociado a dolor o malestar.  

Una buena comunicación es siempre la base para una excelente relación. Entendernos mejor nos lleva a querernos más. Comprender el lenguaje felino nos ayuda a reforzar el vínculo con nuestro gato, así que esperamos que este artículo te haya sido de ayuda.