Hay comida que tu perro debe evitar.
Si los dejásemos, nuestros perros se comerían casi todo lo que apareciese en su camino. Por eso, es importante ser un poco más cuidadosos con lo que dejamos a su alcance y con lo que les damos de comer.

Si los dejásemos, nuestros perros se comerían casi todo lo que apareciese en su camino. Por eso, es importante ser un poco más cuidadosos con lo que dejamos a su alcance y con lo que les damos de comer.

Normalmente todos tenemos en mente qué no deben tomar: chocolate, café, té y bebidas que contengan cafeína, alcohol o edulcorantes, alimentos con mucha sal y alimentos con mucha grasa.

Sin embargo, existen alimentos que pueden ser tóxicos y no son los sospechosos habituales. La cebolla, el ajo, las uvas, las pasas o el aguacate son algunos de estos desconocidos.

Hay otros que no son tóxicos, pero que si se consumen en gran cantidad pueden generar problemas digestivos, como vómitos o diarreas. Por ejemplo, la parte verde de los tomates.

Pero no todo iban a ser prohibiciones! Hay otros vegetales que nuestros perros pueden comer, como por ejemplo: judías, brócoli, col, apio, garbanzos, pepino, guisantes, berza, maíz, espinacas, calabacín, patatas (sin partes verdes).

Si nuestro perro es amante del dulce, la fruta es una buena opción. Las manzanas (eliminando las semillas), albaricoques, plátanos, arándanos, mango, melón y piña satisfarán su apetito goloso.

Aún teniendo estas indicaciones sobre su alimentación, es recomendable que prestemos atención a cualquier signo de molestia que puedan mostrar después de introducir algún nuevo alimento en su menú.

A continuación encontraréis comentarios sobre qué deben o no comer nuestros perros, recibidos a través de #CuidadosEvitar en Facebook.