Escapadas de invierno a la nieve con perro
Compartiendo experiencias

Las mejores escapadas de invierno para disfrutar de la nieve con tu perro

Volver atrás

Si en verano es el mar, en primavera los jardines y en otoño los bosques, en invierno toca la nieve. Y es que llevarte a tu perro a la nieve es algo que vais a disfrutar los dos muchísimo. A ellos les encanta, pero, eso sí, tienes que tener en cuenta algunos consejos para una excursión con tu perro en un entorno nevado.

6 rutas con tu perro para una aventura en la nieve

¿Qué te apetece más para disfrutar de las montañas nevadas, hacer una excursión con tu perro o hacer raquetas de nieve junto a él?

Nivel de dificultad según la ruta:

 

Fácil

Intermedio

Difícil


1. De excursión en La Cerdanya

La vía de Sant Jaume de Rigolisa es una ruta que se puede hacer por tramos y que atraviesa La Cerdanya bordeando la orilla del río Segre. Empieza en Llívia y nos lleva hasta Bellver de Cerdanya. Si estáis en forma, la podéis hacer de una sola tirada, son casi 20 Km, pero si prefieres tomártelo con calma, puedes optar por otras opciones de nivel fácil y medio. Hay cinco recorridos diferenciados que permiten realizar la ruta en tramos de entre 5 y 11 Km de distancia aproximada. Tú y tu perro la disfrutaréis mucho, sobre todo su paisaje y el recorrido a través de sus pueblos, donde descubriréis la esencia de uno de los valles más bonitos de Europa.

2. De ruta en el Pirineo Aragonés

El valle de Ordesa, en Huesca, es un destino petfriendly que no te puedes perder, sobre todo el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Eso sí, las normas del parque señalan que tu perro debe ir atado, pues es un entorno natural protegido, reserva de la biosfera y Patrimonio Mundial por la Unesco. Te recomendamos una ruta clásica, la que va de la pradera de Ordesa hasta la Cola de Caballo, un camino circular que puedes hacer a pie o con la ayuda de raquetas  . Es un camino ancho y fácil, de unos 17 Km y unas 5 horas de duración, aproximadamente.


3. Recorriendo la ruta del Hierro en Andorra

La ruta del Hierro en Ordino es una ruta fácil, sin apenas desniveles, ideal para hacer con perros y, en la temporada de nieve, con raquetas. Es una ruta con mucha historia, pues forma parte del antiguo camino que hacían los carreteros para llevar el hierro desde la Mina de Llorts hasta las fraguas de La Massana. En Andorra, el trabajo del hierro fue una de las principales actividades económicas de principios del siglo XVII hasta finales del XIX.


4. Una escapada a la nieve en la Sierra de Madrid

Cuando llegas al bosque finlandés de Rascafría parece que estés en un país nórdico, pero realmente estás en la Sierra de Guadarrama, a unos 75 kilómetros de Madrid capital. Es un lugar bucólico, donde pasearás entre abedules, abetos y álamos y verás un pequeño lago, con su embarcadero y su cabaña de madera, que en su día fue una sauna, un símbolo en Finlandia. Se trata de un camino fácil, donde tu perro y tú disfrutaréis de la paz del lugar y desconectaréis del bullicio de la ciudad.


5. Recorrer el sendero a los invernales de Vanus, en Asturias

Esta ruta es sencilla y muy agradable para hacer junto a tu perro. Dura unas dos horas y son unos 5 Km de recorrido. La salida es desde Arenas de Cabrales y a mitad de camino hay un área recreativa desde la que se puede ver el Pico Urriellu o Naranjo de Bulnes. Es un mirador inmejorable.


6. Ascender al Pico Veleta en Sierra Nevada


La estrella de Sierra Nevada es el Pico Veleta que, aunque no es el punto más alto, tiene 3.396 Km de altitud. El recorrido no es difícil porque se puede subir en coche hasta la Hoya de la Mora y de ahí hay unos 9 Km hasta la cima. En la subida y bajada al Veleta, podrás disfrutar de las vistas del monumento a la Virgen de las Nieves, un arco de 6 metros de altura, y también de la ciudad de Granada y todas las montañas nevadas que la rodean, un espectáculo para la vista. 

No te olvides de...

Mantenerlo bien hidratado
Llévate siempre un bebedero portátil y agua a tus excursiones para que tu perro esté siempre bien hidratado y no caiga en la tentación de ingerir nieve o beber de charcos de nieve derretida.

 

Vigilarlo en todo momento
Es posible que, en las rutas con nieve, sobre todo si ha nevado recientemente o se trata de nieve virgen, el camino no esté bien marcado, por lo que es recomendable seguir siempre rutas señalizadas para no desorientaros. Además, si llevas a tu perro suelto, es recomendable extremar la precaución en aquellos tramos cercanos a rocas por la posibilidad de que se desprendan bloques de nieve o, incluso, se pueda provocar algún alud. 


Hemos destacado estas seis actividades de nieve con perros, pero hay muchas más, depende de la zona en la que vivas, así que, vayas donde vayas, disfruta del paisaje nevado, ese manto blanco que puede verse en invierno y que tanto disfrutaréis tanto tú como tu perro. 

¡Ah! Y no te olvides de compartir con nosotros esos momentos blancos en tus redes sociales, etiquetándonos con #mejorconmiperro y @ultimaes 😉

Compartir en