Alimentos prohibidos para gatos
Los 8 alimentos prohibidos para gatos
Dar de comer a los gatos las sobras de nuestra comida es una costumbre que quedó atrás. Los alimentos comerciales cumplen con todas sus necesidades nutricionales y nos facilitan la vida. Aun así, hay situaciones que se escapan de nuestro control, como cuando nuestro gato se come algún ingrediente que se nos ha caído, o cuando nos sentimos tentados a compartir nuestra comida con él. Hay que tener presente que existen alimentos prohibidos para gatos que pueden provocar intoxicaciones, intolerancia y deficiencias nutricionales que pueden hacer peligrar su salud.

Los gatos pueden llegar a lugares inimaginables gracias a su agilidad, por lo que controlar todo lo que cogen para llevarse a la boca, no siempre es fácil. 
Aquí tienes la lista de los alimentos prohibidos para los gatos:

  • Chocolate. La teobromina es un compuesto presente en el chocolate y que es tóxico para los animales. Las alteraciones sufridas en el organismo al comerlo puede provocarles náuseas, taquicardias, vómitos, diarreas, convulsiones y temblores.
  • Leche de vaca.  Eso de que a los gatos les encanta la leche… Bueno, puede ser que sí, pero que sea beneficiosa para ellos es otro asunto. Los gatos adultos dejan de manera natural de producir lactasa, la encargada de sintetizar la lactosa. Vómitos, diarreas y deshidratación pueden ser señales de una intoxicación láctea en felinos. 
  • Ajo y cebolla. El contenido de azufre de estos ingredientes, donde podemos incluir a sus ‘primos’, el puerro y el cebollino, es tóxico para los gatos. Los síntomas más comunes son mucosas pálidas, sangre en la orina, taquicardia, respiración constante y repetitiva, diarreas y vómitos. 
  • Uvas y pasas. Cierto componente que se halla en las uvas produce daños renales, anorexia, dolor abdominal, vómitos y diarreas en nuestros gatos. 
  • Huesos y espinas. Aunque a nuestros gatos les encantan, los huesos y espinas más quebradizos pueden provocar úlceras y perforaciones en el aparato digestivo. 
  • Alcohol. ¿A quién se le ocurriría darle alcohol a un gato? Posiblemente a nadie, pero por si acaso, lo advertimos: ¡es muy peligroso! Produce alteraciones neurológicas, problemas con las coordinación y orientación, cambios en la respiración, problemas en el hígado e incluso el coma. 
  • Aguacate. La persina contenida en esta fruta y que se halla en el hueso y la piel, puede provocar intoxicación con los siguientes síntomas: vómitos, diarreas, letargia y anorexia. 
  • Comida para perros. Aunque no es tóxica, hay que tener en cuenta que las necesidades nutricionales de ambos son distintas, y por tanto, requieren una dieta diferente. De hecho, los piensos para perros carecen de muchos ingredientes nutricionales importantes para los gatos.

Como dicen que es mejor prevenir que curar, mantén a tu gato alejado de esta lista de alimentos prohibidos. Recuerda que una alimentación de calidad, equilibrada y saludable siempre es la mejor elección para alargar y mejorar su vida. 

Y por supuesto, si crees que tu gato ha ingerido alguno de estos alimentos, ¡no dudes en ir al veterinario!
 

Alimentos prohibidos para gatos