7 Juegos de gatos que le activarán
Para un felino, el juego es mucho más importante de lo que algunas personas creen. Jugar es ideal para mantenerse en forma, tanto física como psicológicamente. Los juegos de gatos que te proponemos a continuación son una buena idea para disfrutar y estrechar aún más el vínculo entre tu gato y tú.

¿Para qué les sirve jugar a los gatos?

El juego es fundamental desde la etapa de gatito porque jugando con su madre y sus hermanos los gatos aprenden un montón de cosas útiles para su vida adulta: 

  • Aprenden a coordinar los movimientos, saltos y caídas. 
  • Entrenan las conductas de caza.
  • Adquieren habilidad para usar el lenguaje felino. 
  • Evalúan sus capacidades físicas
  • Aprenden a resolver pequeños problemas y desarrollan su inteligencia.
  • Establecen vínculos afectivos con sus referentes humanos, y también con otros gatos u otros animales de la familia. 
  • Además, jugar implica movimiento, y por tanto es un ejercicio físico muy recomendable para que el gato se mantenga en plena forma. 

Jugar con tu gatito durante su primera etapa de vida

En la etapa de cachorro, jugar es esencial para que el gatito se desarrolle de forma equilibrada tanto en lo que se refiere a su salud física como a su comportamiento. Los felinos que no juegan durante esta etapa tan importante de su desarrollo, pueden tener problemas luego en la edad adulta: jugar descontroladamente, no dejarse tocar porque no están acostumbrados al contacto, ser agresivos en el juego, mostrar miedo en determinadas situaciones, etc.
Aquí tienes algunas recomendaciones útiles:

  1. Para combatir el instinto cazador de tu gatito, lo mejor es que le propongas juegos con juguetes que se muevan y estimulen en él la conducta cazadora, pero focalizada en el juguete, no en tu mano o en tu pie. 
  2. Es bueno que juegues con tu gatito a diario, y sobre todo que lo hagas en la franja del día en el que estará más activo: la tarde-noche. Pero no lo sobreexcites o luego te costará bajar su nivel de energía.
  3. Aprovecha los ratos de juego para acostumbrarlo a tu contacto y tu manipulación. Así, cuando sea adulto, se dejará tocar con mayor facilidad. Algo muy útil cuando, por ejemplo, tengas que llevarlo al veterinario. 
  4. A los gatitos les encantan las cosas que cuelgan y las que se mueven rápido por el suelo. Pero ten en cuenta un consejo: es muy importante que no contengan hilos o cuerdas que puedan tragar. Ten cuidado, también, con los plásticos tóxicos y las piezas pequeñas.
  5. No olvides que jugar es la mejor manera de estrechar el vínculo afectivo entre tú y tu gato. 
     

Ideas de juegos de gatos

Para jugar con tu gato solo necesitas tiempo, imaginación y ganas. Tú conoces mejor que nadie lo que más le gusta, así que nosotros desde Ultima vamos a darte algunas ideas para que las pongas en práctica, o las adaptes, como mejor te convenga: 

Juguetes interactivos

Este tipo de juegos estimulan mentalmente a los gatos porque les proponen un reto cognitivo: ¿cómo sacar el premio comestible de dentro del juguete? 

En el mercado hay una gran variedad de juguetes interactivos, pero también se pueden fabricar en casa fácilmente. Lo que debes tener en cuenta a la hora de usarlos es: 

  • La dificultad del reto tiene que ser adecuada para tu gato: si es un gatito, por ejemplo, tendrás que empezar proponiéndole algún desafío sencillo para que comience a entender la mecánica de este tipo de juegos de gatos sin frustrarse. 
  • Los materiales deben ser adecuados: si fabricas el juego en casa, procura usar materiales inocuos y evita las piezas pequeñas que el gato se pueda tragar, clavar, etc. 


Cajas

A los gatos les encantan las cajas, seguramente ya lo sabes. Así que, a veces, no hace falta romperse mucho la cabeza para hacer feliz a un gato. Simplemente deja que se esconda, entre y salga tantas veces como quiera de cualquier caja de cartón que tengas por casa. Mientras lo haga, estará haciendo ejercicio y distrayendo su mente. 

Palos y varitas

Estos juegos de gatos consisten en atar un pequeño muñeco, con un hilo, a un palo. Como si fuera una caña de pescar. 

Las varitas son ideales para reconducir la conducta de caza y orientarla hacia un juguete, en vez de hacia tus manos o tus pies. 

"Los palos con muñecos son un buen juguete que pueden compartir niños y gatos, ya que enseñamos al felino que lo que caza son juguetes, mientras que las manos y pies de los menores quedan fuera del juego", explican desde la Asociación Internacional para el Cuidado del Gato.

Bolsas de papel

Igual que las cajas, las bolsas de papel tienen algo que les encanta a los gatos. Para hacerlas aún más divertidas, se les puede poner dentro alguna pelota.

Las pequeñas pelotas que ruedan rápido, moviéndose como si fueran un ratón, les encantan a los felinos. En realidad, todo aquello que evoque el movimiento de una presa es atractivo para jugar.  

Juego de la serpiente

Una buena idea para fabricar un juguete interactivo casero es unir varios rollos de papel higiénico con una cuerda y colocar algún premio comestible en su interior. El movimiento de la “serpiente” resultante y las recompensas escondidas en ella son un gran pasatiempo para los felinos. Como ves, un juego de gatos fácil, barato y divertido.

Trilero

El trilero es un clásico entre los juegos de inteligencia. Para jugar a él solo necesitas tres o cuatro recipientes iguales y pequeños, y algunos premios comestibles. Puedes usar, incluso, los envases de algunos yogures. 

La idea de este juego es muy simple: basta con esconder el premio en uno de los recipientes y, luego, mezclarlos para que tu gato señale dónde se encuentra la recompensa. 

La primera vez que juegues al trilero con tu gato, recuerda empezar lentamente para permitirle comprender la mecánica.
 

En conclusión

  • Los juegos de gatos favorecen la salud física y mental. 
  • Jugar es una necesidad vital para los gatos y les ayuda a desenvolverse mejor en su día a día. 
  • Si fabricas juguetes caseros, ten cuidado con los materiales tóxicos o el desprendimiento de piezas pequeñas. 
  • Jugar es una de las mejores maneras de estrechar el vínculo con tu gato.