Uñas de perro
Cómo cortar las uñas a tu perro
Cortar las uñas de tu perro no siempre es fácil, sobre todo al principio, pero a veces es necesario. Ahora te explicamos, paso a paso, cómo hacerlo correctamente para no hacerle daño. Lo primero que debes saber es que, por dentro, las uñas de los perros tienen una parte de tejido vivo que debes evitar cortar para no hacerle daño y que no sangre. Esta zona es fácil de distinguir en las uñas blancas, porque se ve de un color más rosado, pero en uñas oscuras es más difícil de diferenciar. Si no tienes claro hasta donde llega, es mejor que le dejes cortar las uñas de tu perro al veterinario.
¿Cuándo cortar las uñas de tu perro?
¿Cuándo empezar a cortar las uñas de tu perro?

No siempre es necesario cortar las uñas de tu perro, ya que es posible que él mismo se las desgaste al rozarlas contra el suelo, correr y escarbar. Pero si es de raza pequeña, hace poco ejercicio o es mayor, seguramente sus uñas no sufran el suficiente desgaste y sí tengas que cortárselas. 
 
Las uñas de tu perro no deben sobrepasar el borde de su almohadilla ni rozar el suelo (si hace ruido al caminar, es que las tiene demasiado largas). Por otro lado, la uña del espolón nunca roza el suelo, por lo que no se desgasta y debes vigilar su crecimiento.
 
Es importante que no descuides esta parte de su higiene para evitarle lesiones, como que se le claven, se le rompan o incluso le causen problemas en las articulaciones de los dedos.
 

Lo mejor es acostumbrarle desde cachorro y haciendo que lo vea como algo positivo, acompañándolo de caricias y premios. De esa forma te será mucho más fácil hacerlo en el futuro. 
 
Si ya es adulto y tienes que cortarle las uñas a tu perro por primera vez, puede resultar más complicado, pero no imposible. Si no se deja, nuestra recomendación es que empieces acercando el cortaúñas a su almohadilla sin cortar aún y luego lo premies, para que lo asocie con algo positivo. Después, empieza cortándole una o dos uñas al día, siempre acompañándolo de un premio y yendo lentamente. 
 

Uñas de perro

¿Qué tener en cuenta para cortar las uñas de tu perro?
 
Te aconsejamos usar un cortaúñas específico para perros, porque están adaptados a la forma de sus uñas y puedes elegir tipo y tamaño.

  • Cortaúñas de tijera. Tienen una forma parecida a los alicates y son los más comunes. Su funcionamiento es sencillo: colocas la uña entre las dos hojas y aprietas.
  • Cortaúñas de guillotina. Estos cortaúñas tienen un agujero en el que colocas la uña y, al apretar, baja una cuchilla que la corta. 

Con cualquiera de los dos tipos, estos consejos te serán de ayuda para cortar las uñas de tu perro:

  • Siempre es mejor hacerlo cuando esté tranquilo o después de un paseo, para que esté cansado y tenga menos fuerza para oponerse. 
  • Debes coger la almohadilla de la pata que vas a cortar. Él puede estar de pie, sentado o tumbado, como os sea más cómodo. Quizá necesites sujetarlo con tu cuerpo o pasándole el brazo alrededor del cuello. 
  • Empieza cortando poco a poco hasta que le cojas el truco, de forma recta al tejido rosado (que es muy importante que no cortes) o en un ángulo de 45º con el borde la uña.
  • Si las uñas son negras y no tienes experiencia cortándolas, te recomendamos que lo dejes en manos del veterinario para mayor seguridad. Si vas a hacerlo tú, corta poco a poco hasta que aparezca una manchita negra en el centro, que es el primer aviso de que la parte que no debes cortar está cerca y tienes que parar. 
  • Si cortas demasiado y sangra, puedes usar polvo astringente para uñas o, si no, un poco de agua oxigenada en una gasa, haciendo presión sobre la uña durante un par de minutos.
  • Dale un premio al terminar. Así te será más fácil la próxima vez.

Como ves, la teoría sobre cómo cortar las uñas de tu perro no es complicada, pero la práctica puede ser más complicada. Si tu perro no se deja o se pone muy nervioso, no dudes en acudir a tu veterinario, él le cortará las uñas sin hacerle daño.