Mi primer gato y yo

Cómo gestionar la convivencia de dos gatos en casa.

Volver
¿Ya tienes un gato en casa pero estás pensando en acoger a otro? ¿Has adoptado a un par de estos felinos a la vez? Te damos algunos consejos para que la convivencia de dos gatos en tu casa sea pacífica y agradable para todos.

LA CONVIVENCIA DE DOS GATOS EN CASA

Las primeras semanas de convivencia de dos gatos en tu casa pueden ser más o menos fáciles dependiendo de la edad de los animales, de sus experiencias previas y de si ambos son nuevos en tu hogar o si solo uno de ellos acaba de llegar.
 
Si quieres tener dos gatos en casa y aún no tienes ninguno, nuestro consejo es que los adoptes de pequeños para que se acostumbren el uno al otro durante su fase de socialización. Si no puede ser y ya son algo mayores, también simplificará la situación que hayan convivido previamente con otros felinos.
 
En cambio, en el caso de que ya tengas un gato y vayas a adoptar a otro, debes entender que, para tu compañero, el nuevo animal será un desconocido entrando en su territorio y molestándolo en su intimidad. Por eso, es importante que sepas manejar la situación correctamente y que des tiempo a los animales a acostumbrarse el uno al otro y a la nueva situación. Así podrás evitar conflictos que hagan la convivencia imposible o, al menos, muy difícil. Aquí tienes otro artículo donde hablamos de los siete pasos a seguir a la hora de introducir un segundo gato en casa. 
 
En esta situación, que el recién llegado sea más joven también es conveniente. Pero sea cual sea tu caso, hay algunas claves que te ayudarán a que todos estéis cómodos y felices en poco tiempo.
 

CLAVES PARA LA BUENA RELACIÓN DE DOS GATOS EN CASA

-       Haz las presentaciones con calma y sin que los animales puedan tocarse entre ellos. Por ejemplo, si ya tienes un gato en tu hogar, trae al nuevo dentro de un transportín y que se conozcan así, a ver cómo reaccionan.
 
-       Como son animales territoriales, es importante que crees zonas diferenciadas para tus dos gatos en casa. Lo más sencillo es que, al principio, cada uno esté en una habitación y que les dejes algún objeto con el olor del otro para que vayan acostumbrándose a su presencia.
 
-       A todos nos gusta tener cosas propias y los gatos no iban a ser diferentes. Por eso, cada felino debe tener lo necesario en su zona del hogar (comedero, bebedero, bandeja de arena, juguetes...).
 
-       Poco a poco, deja que se vean, pero las primeras veces mantén una barrera entre ellos, como un cristal o una tela metálica que les impida tocarse. Además, es bueno que les des algo de comida apetitosa durante el encuentro, así asociarán a su compañero con un momento agradable.
 
-       Las primeras veces que tengan acceso libre el uno al otro, es muy posible que se bufen y se peleen. A no ser que veas que pueden herirse, mantente al margen para que ninguno pueda sentir que estás favoreciendo al otro, ya que eso dificultaría aún más la relación entre ellos. Si tienes que intervenir, hazlo de manera indirecta. Por ejemplo, tirándoles agua a ambos desde la distancia. Así, tú no sufrirás daños y ellos no notarán favoritismos. 
 
-       Cuando tus dos gatos en casa se hayan acostumbrado el uno al otro, puedes dejar que tengan acceso al espacio del compañero y ver cómo se comportan. Quizá empiecen a usar la misma bandeja y puedas eliminar una de ellas, pero no fuerces la situación o puedes tener que lidiar con que hagan sus necesidades de manera inadecuada.
 
-       Que ambos gatos estén esterilizados también suavizará las tensiones entre ellos. Y además de reducir las posibilidades de que se peleen y se marquen, si son macho y hembra, evitarás tener gatitos si no lo deseas.
 
 
Siguiendo estos consejos, poco a poco y sin forzar a los animales, se irá creando el ambiente idóneo para ellos. Así, tener a dos gatos en casa, en lugar de un problema, puede ser de lo más agradable e incluso divertido.
 

Compartir en